Alegría a prueba de frío

Terminó el primer mes de curso y el frío ha llegado a Pamplona. Sin embargo, lejos de desanimarse, los seminaristas de Bidasoa irradian alegría. Además, esta semana, al ritmo de la liturgia, hemos tenido ocasión de celebrar varias fiestas importantes.

2 de octubre

El 2 de octubre celebramos la Fiesta de los Santos Ángeles Custodios y el aniversario de la fundación del Opus Dei. La Santa Misa, cantada con solemnidad, fue presidida por el rector, don Juan Alonso, y la homilía la predicó don Joaquín Sedano, uno de los formadores. Por la tarde, tuvimos vísperas solemnes.

La noche anterior, como era primer viernes de mes, se expuso el Santísimo Sacramento y por turnos los seminaristas velamos al Señor hasta la Misa del día siguiente.

Del 29 de septiembre al 1 de octubre

Los días previos, dos Doctores de la Iglesia fueron el motivo de celebración. El 1 de octubre, Santa Teresa del Niño Jesús, y el 30 de septiembre San Jerónimo. De este último se conmemoraba el 1600º aniversario de su fallecimiento, con ocasión de lo cual el Papa publicó un nuevo documento: la carta apostólica Scripturae Sacrae affectus (Una estima por la Sagrada Escritura).

El martes, 29 de septiembre, celebramos la fiesta de los Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael.

Imagen de San Miguel Arcángel, en la Sacristía de Bidasoa

28 de septiembre

El lunes 28 de septiembre quizá pasó desapercibido para muchos, pero en Bidasoa era imposible, porque los seminaristas filipinos estaban allí para recordárnoslo: era la memoria de San Lorenzo Ruíz, mártir, primer santo canonizado de Filipinas.

Con motivo de San Lorenzo Ruíz, desde hace unos años se celebra en Bidasoa la «Fiesta de San Lorenzo», organizada por los seminaristas de Filipinas.

Seminaristas filipinos de Bidasoa

Este año, tras una comida típica filipina, formadores y seminaristas nos reunimos en la sala de estar para disfrutar de los distintos números. Algunos iban vestidos con el barong tagalog, camisa tradicional de Filipinas. Fue una oportunidad para descubrir nuevos talentos.

«Achi» y «Nito» se robaron el espectáculo. A muchos nos costó descubrir qué dos seminaristas estaban detrás de estos personajes. Una pista: son de México y Venezuela.