¡Manos a la obra!

Además de rezar, estudiar y compartir durante la semana en el seminario también tenemos el espacio de trabajar para ayudar a mantener nuestra casa en buen estado. Todos los sábados después del rezo del santo Rosario, llega el momento de “los encargos”, un espacio propicio para hacer vida lo que decía San Benito Abad “orat et labora”.

El equipo de pintura trabajando como casa sábado

En un ambiente de hermandad, cada uno tiene una responsabilidad dentro de la casa en ese momento y prueba de ello, es el equipo de pintura, que semana a semana, están encargados de pintar distintas zonas de la casa, para mantenerlas en buen estado.

Según ellos mismos han manifestado, “la pasan genial” compartiendo entre ellos y escuchando buena música mientras trabajan y ponen su granito de arena para hacer que nuestra casa se mantenga en buen estado para nuestro disfrute y pensando también en todos los que en próximos años serán parte de esta gran familia de Bidasoa.