Tiempo para renovar nuestra fe, esperanza y caridad

ROY BECERRA.- El pasado 12 de febrero se publicó el mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma del 2021. Se titula: Cuaresma: un tiempo para renovar la fe, la esperanza y la caridad.

papa-francisco-ceniza

En este mensaje nos invita a recorrer el camino cuaresmal como un tiempo de conversión en el que renovemos nuestra fe, saciando nuestra sed con el agua viva de la esperanza y recibiendo con el corazón el amor de Dios que nos convierte en hermanos en Cristo, donde el ayuno, la oración y la limosna son condiciones y expresión de nuestra conversión.

El ayuno vivido como experiencia de privación, para quienes lo viven con sencillez de corazón lleva a descubrir de nuevo el don de Dios y a comprender nuestra realidad de criaturas

Papa Francisco

El Papa nos invita a vivir y acoger la Verdad no como una construcción del intelecto, sino gracias a la inteligencia del corazón, esa Verdad que es Cristo mismo que nos lleva a la plenitud de la Vida. Es un tiempo para creer, para recibir a Dios en nuestra vida. Así, el ayuno es liberar nuestra existencia de todo lo que nos estorba para abrir las puertas a Aquel que está lleno de gracia y de verdad.

En el recogimiento y el silencio de la oración, se nos da la esperanza como inspiración y luz interior, que ilumina los desafíos y las decisiones de nuestra misión

Papa Francisco

La cuaresma es un tiempo para esperar, para volver la mirada a la paciencia de Dios, para avivir nuestra esperanza en la reconciliación recibiendo el perdón en el Sacramento de la Penitencia, que una vez recibido lo podemos ofrecer a otros mediante nuestras palabras y gestos para vivir una Pascua en fraternidad, en lugar de palabras que humillan y entristecen, que irritan, que desprecian. En el silencio y el recogimiento de la oración, se nos da la esperanza como inspiración y como luz interior para encontrar en la intimidad al Padre de la ternura.

Ofrezcamos con nuestra caridad una palabra de confianza, para que el otro sienta que Dios lo ama como a un hijo

Papa Francisco

La caridad se alegra al ver que el otro crece, y se angustia al ver el sufrimiento. A partir del amor social es posible avanzar hacia una civilización del amor a la que todos somos convocados. La caridad es un don que da sentido a nuestra vida, y al compartir con amor, lo que tenemos no se acaba, sino que se convierte en una reserva de vida y de felicidad. Asi sucede con nuestra limosna, ya sea grande o pequeña, si la damos con gozo y sencillez.

Leer Mensaje del Papa para la Cuaresma.

El autor

José Rolando (Roy) Becerra Ramírez es seminarista de la Diócesis de Celaya (México). Le gusta la música y tocar la guitarra. Admira mucho y tiene devoción a San José, al Santo Cura de Ars y a San Martín de Tours. Se encuentra actualmente en curso puente.

Comparte esta nota: