Un niño nos ha nacido

El profeta Isaías es, sin duda, uno de los grandes protagonistas del Adviento. La liturgia nos invita a leer sus profecías a la luz del gran acontecimiento que vamos próximamente a celebrar: Dios se hizo carne y ha nacido de la Virgen María.

En una de sus profecías, Isaías afirma: «Un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado. Sobre sus hombros está el imperio, y lleva por nombre: Consejero maravilloso, Dios fuerte, Padre sempiterno, Príncipe de la paz» (Isaías 9, 5). ¡Sí! Ese Niño que vemos en las cunas de nuestros belenes es nuestro Dios, el Príncipe de la Paz.

Este año los seminaristas de Bidasoa tendremos la oportunidad de contemplar una preciosa imagen del Niño Jesús. Es obra de los Hermanos Orejudo, escultores e imagineros de un célebre taller de Valladolid. La imagen, que sobrepasa los cincuenta años, ha sido donada por doña Paquita, una de las grandes donantes de la custodia-expositor de la Inmaculada que tenemos los domingos y solemnidades.

Curso de retiro 2020

Como es costumbre, la última semana del año los seminaristas tendremos nuestro curso de retiro. Comenzamos el 25 de diciembre por la noche y terminaremos el 31 por la mañana. Es un momento estupendo para recogerse en oración y acompañar al Niño Jesús, a la Virgen y a San José.

En esta ocasión los predicadores serán don Antonio Fernández (que predicará a los de último curso) y don Fernando del Moral.

D. Antonio Fernández Velasco es sacerdote de la diócesis de Madrid (2009). Licenciado en Matemáticas por la Universidad Complutense y Licenciado en Teología por la Universidad Eclesiástica San Dámaso. Ha sido autor de los libros de oración “Con Él” y en la actualidad es párroco de Santa Matilde y arcipreste en Madrid.

D. Fernando del Moral Acha es sacerdote de la diócesis de Madrid (2011). Licenciado en Teología por la Universidad Eclesiástica San Dámaso, ha sido autor de los libros de oración “Con Él” y acaba de publicar “Desescalada espiritual. ¿Una pandemia pasiva?”. Trabaja como vicario parroquial en la parroquia de Santa María de Caná de Pozuelo de Alarcón (Madrid), dedicándose fundamentalmente a la pastoral juvenil.